Cada trabajo tiene su enseñanza: Security and Project Management Consultant (II)

Como les conté hace un par de meses, este fue el empleo que tuve antes de arrancar con la empresa. Voy a contarles lo último que sucedió y varios detalles que con el tiempo me animaron a más bien salir y probar suerte. No va a haber tanta estructura, más bien van a ser recuerdos aleatorios y opiniones de ciertos hechos que se dieron.

Cuando inició esa empresa no había nada, ningún equipo ni nada, entonces ahí llegó una de las cosas que más tarde me haría sentir muy bobo por haberla aceptado. Mi jefa nos convenció de que al ser consultores y formarnos como profesionales debíamos tener nuestras herramientas propias y, por ende, debíamos comprar nuestras propias laptops. Así fue, la verdad hasta ese momento yo no había tenido una laptop de mi propiedad y me hizo mucha ilusión el tener mi propia máquina, igual pensé si llego a irme de la empresa ya tengo mi máquina y con eso puedo hacer cualquier otra cosa. La empresa no se iba a deslindar del todo, ya que al estar yo sin capacidad de adquirir este equipo me ayudaron a financiarla. Iba a pagarla con trabajo, básicamente me iban a descontar un porcentaje mensual de mi sueldo. Acepté. Pero no debía aceptar. Luego me di cuenta que no fue lo mejor, la empresa debía darme las herramientas para ejecutar mi trabajo. Pero lo peor peor fue cuando me enteré que me habían “vendido” la máquina ganando como un 50% de su costo, esto ya fue para el final porque por algún motivo, creo que por garantía, pedí que me ayuden con la factura de la compra y me enteré del verdadero costo de mi máquina. En fin, fue una gran lección aprendida, esa máquina se quedó mucho tiempo conmigo y me consuelo pensando que me ayudó a producir mucho más de lo que me costó obtenerla, ya la sapada de vendérmela a un costo superior ya fue.

Del párrafo anterior quiero resaltar que mi jefa tenía un gran poder de convencimiento. Era una persona muy talentosa para las tareas comerciales y creo que nos tenía a todos en una especie de campo gravitacional donde todos girábamos alrededor de ella. Seguíamos lo que ella decía. Creo que es lo más cerca que he estado a un culto, había una especie de adoración hacia ella, los más metidos en la idea inclusive la llamaban mamá y ella decía que éramos sus hijos, pensándolo así en retrospectiva se me hace bien loco esto que estoy escribiendo aunque en ese momento me pareció inofensivo. Quiero creer que yo no estuve nunca tan involucrado pero sería engañarme un poco, yo la admiraba también pero con el tiempo habían cosas que ya me cuadraban tanto y me fui alejando. Algo que particularmente me caía mal era que nos hicieron muchas (demasiadas) actividades de motivación y coaching y dinámicas y esas cosas que en lo personal no son de mi agrado.

Estuve aproximadamente un año y medio en este empleo y en ese tiempo hubo mucho movimiento, muchas cosas que sucedieron, varios cambios de oficina, varias personas que entraron y salieron. En aquellos días ya estaba de moda Facebook y Twitter había empezado a populizarse en Ecuador, ahí pude conocer historias de muchas personas que, o trabajaban de freelancers o estaban dedicados a sus proyectos y negocios propios, y eso me despertó la intriga (con el tiempo me fui enterando que muchas de las personas que decían eso sobre tener sus empresas y negocios eran solamente fantoches y charlatanes, pero bueno eran mis inicios en las redes sociales, yo creía mucho de lo que leía) y a pesar de que no me iba mal en este lugar se me metió esa idea de hacer algo más, probar suerte, como había visto que esta empresa desde que nació me hizo tanto sentido cuando este amigo excompañero de este trabajo me dijo – oye, nosotros podríamos tener algo así – y empezamos a reunirnos con mi novia y otras personas más para diagramar lo que sería nuestra empresa y creamos un plan, una serie de hitos a cumplir para arrancar, cómo todos iríamos saliendo de nuestros empleos para dedicarnos a este proyecto. La primera en salir fue mi novia, ella siempre ha sido la más pragmática, la más decidida, salió sin dudarlo en junio de 2009. Mi salida estaba pensada para finales de agosto de 2009.

Entre la salida de mi novia y la mía sucedió lo inesperado, mis amigos que fueron los socios fundadores se botaron, al menos 3 de ellos, obviamente desconozco los detalles de ese movimiento, qué lo causó exactamente y si fue o no repentino, pero al menos para mí lo fue. Cuando fui a hablar con mi jefa sobre mi salida ella me dijo algo así como – no puede ser que me digas esto, con lo que tus amigos ya se fueron justo, pero justititito habíamos pensado en ti para ascenderte a gerente técnico, ganarías el doble de lo que estás ganando – y casi me doblego, pero la decisión estaba tomada, le dije gracias por tomarme en cuenta pero me voy.

Mis últimos días en esta compañía yo estuve en un cliente, terminando la ejecución de un proyecto, las personas con las que estaba trabajando ahí se enteraron de mi salida y me hicieron una despedida, nos fuimos a tomar unas cervezas, me acuerdo. En la empresa la noticia de mi salida no fue tomada con tanto agrado y menos que me haya ido a festejar (jaja) con los clientes. Al final no hubo mayor ceremonia, solo fue entregar información de los proyectos que había ejecutado, agarrar mi laptop y salir. Y así simple, me subí al bus que me llevaba a la casa e iba imaginando qué era lo que iba a conseguir ahora que iba a tener mi propia empresa.

GO4IT: Hablamos sobre Trabajo Remoto con Silvana Tapia

En este video del canal de GO4IT me reuní con Silvana Tapia, docente universitaria, que me pudo contar sobre su experiencia con el trabajo remoto, los resultados que han encontrado en un estudio realizado sobre el impacto del trabajo remoto en las investigadoras ecuatorianas y también las implicaciones que tiene esta modalidad de trabajo para las personas con problemas para su movilidad y con condiciones autoinmunes. En fin, una charla muy interesante. No se olviden de seguir a Silvana en su Twitter y también en su canal de YouTube, The Fit Academic.

YouTube: The Nerdwriter

En este minipost les recomiendo uno de los primeros canales que empecé a seguir así a detalle, The Nerdwriter, tiene un montón de video-ensayos sobre arte, análisis de cine, de cuestiones filosóficas y todo llevado a un nivel muy profundo de análisis y de introspección… y curiosamente llegué a este canal por el video más simple del mundo. Era el año 2017 y los fidget spinners se vendían en todas las esquinas. Pero claro, llegué por una coincidencia afortunada del algoritmo de YouTube y me quedé por videos como los que les comparto por acá.

Podcasts

No entendía los podcasts. O más bien dicho no quería entender, por muchos años, por más de una década creo, pasé tratando de entender el por qué de su existencia. Y por ahí a mediados de 2019 entendí.

Me acuerdo que hace años, no sé, tipo 2013, pregunté en Twitter (si no me equivoco) qué podcasts me recomiendan, como para tratar de entender por qué se estaban volviendo tan populares. La respuesta (de no me acuerdo quién, lamentablemente, porque fue la respuesta perfecta, aunque en realidad fue una pregunta) fue – ¿Qué te interesa? – la conversación terminó en una recomendación de un podcast de comedia, así como quien recomienda algo genérico. Obviamente por haber sido una recomendación genérica de un tipo de comedia que no iba tanto conmigo no me enganché y seguí divagando.

El problema justo era ese, no entendía el propósito, pensaba en un programa de radio, para qué iba a querer escuchar programas de radio en línea, si la misma radio ya había dejado de gustarme en su mayoría porque estaba llena de tonteras.

Pero a mediados de 2019 (igual por alguien en Twitter) pude resolver la ecuación. Alguien en un tweet aleatorio recomendó Business Wars. Me sonó interesante, busqué aplicaciones de podcasts para mi teléfono, instalé 3, al final me quedé con Google Podcasts, lo suficientemente enfocada, solo las funcionalidades mínimas, y de hecho la única gratuita que encontré que no metía publicidad en la interfaz. Busqué Business Wars y empecé a escuchar la primera serie Netflix vs. Blockbuster (que después se convierte en Netflix vs HBO) y entendí.

Se me abrió la mente y entendí que literalmente hay un podcast creado para cada interés que una persona pueda tener, y no solo un podcast sino miles. Encontré chéveres contenidos de programación, de idiomas, de comedia (pero de comedia que sí pegaba para mi gusto), de empresas, de todo.

He escuchado de forma regular varios programas en este año y medio, he encontrado muchos contenidos buenos que estoy recomendando de a poco en mi sección de Miniposts, pero como con todos los contenidos de internet, cuando uno encuentra algo que le gusta, se crea al mismo tiempo ese como desafío de ver si se puede crear uno propio. Así que respondiendo a la pregunta de hace – ¿Qué te interesa? – luego de haber encontrado muchos podcastas chéveres y de haberlos escuchado, ahora me interesa publicar el mío. Me topé hace unos meses con Anchor.fm, una plataforma para crear podcasts que apoya la edición y la distribución, y hace unas semanas me decidí a crear mi podcast, AndOyendo. Planeo hacerlo una extensión del blog, hacer contenidos paralelos o complementarios a algunas publicaciones de aquí, hablar de cosas que no son tan fáciles de escribir, invitar a amigos y conocidos para conversar sobre sus campos de especialidad, y en fin, ir publicando contenidos sobre lo que me interesa, al momento, la empresa, el trabajo remoto, vida de padre novato, la tecnología, y eventualmente cualquier otra cosa. Siempre he tenido problemas para enfocarme solo en un campo. Así que bueno, les dejo el enlace al primer episodio donde justo comento un poco de lo que espero lograr con el podcast, en especial cuando trate de hablar sobre empresas y negocios en Ecuador. Vamos a ver qué resulta de todo esto.

https://anchor.fm/andoyendo/embed/episodes/Piloto-eksdcj

Piloto AndOyendo

Episodio piloto del podcast. 

GO4IT: Hablamos sobre compartir conocimiento y Proyecto Autodidacta con Iván Lasso

Hoy les comparto otro de los videos que hicimos para el canal de YouTube de GO4IT. Esta vez conversando con Iván Lasso sobre su Proyecto Autodidacta, tutoriales de informática en formato de cómic. Terminamos también conversando mucho sobre lo valioso que es compartir el conocimiento abiertamente en internet. Ha sido una conversación que me gustó mucho.

GO4IT: Portafolio detallado de productos y servicios

En este video que hice para el canal de GO4IT hablo del portafolio de productos y servicios de la empresa, a diferencia del video de 2 minutos que hice antes, este me resultó muy fácil de hacer, concretar todo en un video corto se me hizo muy complicado, pero hablar un poco más sobre cada línea se me dio mucho mejor.

Sigue siendo divertido armar estos videos, la verdad me entusiasma, espero poder seguir creando más y mejores.

Relatos de proveedor incumplido con el estado (I)

Hace unos años (un poquito más de 5 años) mi empresa quedó como proveedora incumplida con el estado. Fueron una serie de eventos que viendo en retrospectiva son hasta tontos los que produjeron esa situación, pero principalmente fue mi excesiva confianza en que todo al final se puede solucionar, pero esa vez lo que encontré al final fue solo mala fe y desidia… pero en realidad esa es otra historia que quiero contar con más detalle acá y cronológicamente en lo que he escrito aún ni se funda la empresa, pero quería escribir este post porque me acordé de dos cosas específicas que me reviraron el hígado y más bien quiero aprovechar eso para contarlo por aquí y de alguna forma exorcizarme de esas estupideces. (Pero como en este tiempo han pasado muchas cosas que contar con respecto a esto, no creo que sea el único post que haga sobre esto)

La primera es administrativa, por así decirlo. Sí saben que cuando vas a ofrecer tus servicios a otras empresas, muchas de ellas tienen procesos de calificación como proveedor, es algo típico y que debes realizar para poder hacer negocios con esas organizaciones. Cuando la empresa quedó inhabilitada para poder venderle al estado lo que hicimos fue volcar los esfuerzos para ir al sector privado y basar nuestra operación ahí. Todo bien hasta que en las calificaciones como proveedores apareció como factor si estábamos como proveedores incumplidos con el estado, eso empezó a minar también nuestros esfuerzos en ese sector. Entiendo que debido a ese problema con el sector público se pueda tomar en consideración algún nivel de riesgo, pero que eso bloquee tu participación también en el sector privado es fulminante. Me parece injusto pues deberían ser cosas que se analicen con mayor profundidad, pero en resumen es algo que no te dicen: cuando te declaran como proveedor incumplido con el estado, también te va a traer problemas para trabajar en el sector privado.

La segunda es una simple y llana estupidez y es el auténtico “se escuchan huevadas en esta vida” porque en verdad es una de las cosas más malditas que me han dicho. Resulta que en esa época en que nos emproblemamos con ese proyecto estábamos en conversaciones para aliarnos con una empresa con la que habíamos trabajado en algunos proyectos en conjunto. En lo personal yo apreciaba mucho a los accionistas de esa empresa, me hacía hasta ilusión el poder tener un acuerdo de trabajo con ellos, pensé que iba a aprender mucho con eso porque ellos ya tenían muchísimos años en el mercado, pensé que iba a ser la situación ideal que había esperado, que había encontrado mentores que me apoyarían para poder crecer de forma más sostenida y mejorar la situación de todos en mi empresa. Tuvimos N reuniones (donde N > 20) hablando de objetivos, de puntos donde podíamos apoyarnos, en reuniones un tanto más inútiles se las dieron hasta de coaches y empezaron a preguntarnos por nuestros sueños y cosas así que no me cuadraban tanto (pero en mi interior pensaba que eso era lo de menos, ellos sabían más que yo, ellos podían ayudarme, aguantarme un poco de verborrea no era un precio tan alto) fue un periodo de un par de meses de reuniones y conversaciones y acuerdos, en medio de todo eso pasó toda la huevada de proveedores incumplidos. Luego de todos esos meses, luego de tanta reunión tonta, luego de muchas cosas que en ese momento decidí dejar pasar pero que fueron claras muestras de desaires y que debieron despertar alarmas para ni en sueños llegar a un acuerdo con ellos (pero no, yo estaba cegado un poco pensando en que una alianza como esa iba a hacer que el camino sea más fácil), luego de aguantar tanta cosa (porque lo de proveedores incumplidos fue un infiernillo de grueso calibre) y encima aguantar todo ese proceso de la super mega alianza a la que íbamos a llegar, cuando se dio lo de proveedores incumplidos, estos manes nos dijeron – chuta, claro, es que con ese problema en el que están ya no nos conviene tanto aliarnos – y como estábamos desesperados les preguntamos les pedimos consejo y nos dijeron – chuta, así es pues, difícil es tener una empresa, claro, duro es – y el más osado de ellos, o tal vez el más sincero – lo que pasa es que ya no nos sirven, nosotros queríamos aliarnos con ustedes para que se presenten en clientes donde no podemos por acuerdos de exclusividad que tenemos con unos clientes y sobretodo para amarrar pujas en procesos de contratación, ahí haciéndonos el uno dos, ustedes ganaban una, nosotros otra y nos repartíamos las ganancias, pero ahora ya no van a poder – y luego una frase que odio con el alma y que cada vez que alguien me la dice me roba algo de esperanza – para qué vamos a dejar plata sobre la mesa, si podríamos mejor repartirnos – (he escuchado eso demasiadas veces), luego de tanta huevada esa alianza nunca se dio, al día de hoy agradezco que no se haya dado, agradezco que no haya entrado en esa maquinaria mafiosa a la que me querían integrar. Es una lástima pero hay una gran cantidad de empresas que se manejan de esa manera, muchos de los que aparecen como líderes de opinión, empresarios exitosos, ejemplos de superación y cualquier otro calificativo, visionarios, innovadores, emprendedores seriales, como quiera que se pongan en LinkedIn, no son más que una pantalla, la corrupción no solo está en el ámbito político aquí en Ecuador, es algo que nos va minando en todas las áreas, en todas las actividades y acciones que puedan imaginar y es muy duro luchar contra eso, es duro darte cuenta que, a veces, ya ni te percatas que tú también has caído en eso pero ya parece lo normal.

GO4IT: Portafolio de productos y servicios en 2 minutos

Como les he contado en otras entradas, estoy creando videos para el canal de YouTube de GO4IT. Los primeros han sido de eventos y de conversaciones con algunos amigos y han sido relativamente fáciles de hacer.

La semana anterior creé un video con el portafolio de productos y servicios de GO4IT y mi propósito era hacerlo muy resumido, quedó un video de 2 minutos aproximadamente. Me demoré horas para poder grabar esos 2 minutos. Me di cuenta de lo complicado que me resulta concretar y medir lo que voy a decir, tuve que concentrarme un montón para poder lograr esos dos minutos. Pero al final me gustó el ejercicio de concretar las ideas en poco tiempo, así que voy a hacer a futuro algunos videos más tratando de llegar a la marca de 2 minutos con explicaciones de nuestras soluciones y también de conceptos y tendencias tecnológicas, tratando de ser lo más claro y conciso y evitando usar términos raros.

Bueno les comparto el video y espero poder seguir subiendo más porque está bastante entretenido.